Monjas que rezaban a Santa Clara y con el permiso del Papa Urbano, creen a finales del siglo XVII, un convento. Convertido en cuartel, luego en alojamiento para los refugiados después de la Segunda Guerra Mundial, fue reformado a finales del siglo XX.  Ahora, aloja el Conservatorio de Música René Guizien, la Escuela de Dibujo y de Artes Plásticas de la Comunidad de Fougères y la Galeria de Arte Albert Bourgeois. Es un monumento clásico con líneas puras, reformado. Bajo el alto techo de pizarra, la piedra de granito afirma plenamente su brillo y la originalidad de su riqueza.  Tranquilidad, armonía y majestad se desprenden del patio y del claustro. La capilla fue convertida en auditorio y aloja cuatro lienzos de Eugène Dévéria (siglo XIX) y vidrieras contempóraneas del maestro-vidriero Job Guevel que evocan los cuatro estaciones. 



CONTÀCTENOS

Por teléfono al +33 (0)2 99 94 12 20 o  ENVÍENOS UN MENSAJE